Tête de moine

Pagar con Tête de Moine

En su origen, el Tête de Moine era moneda de pago pues, durante la Edad Media, los monjes de la abadía de Bellelay (Saicourt, Suiza), de donde es originario, producían este queso para pagar sus tributos.

Entre otras actividades agrícolas, artesanales e industriales, los canónigos de Premontré, que se establecieron en la abadía de Bellelay alrededor de 1140, elaboraron un queso semi-duro al que dejaron su nombre: el “Tête de Moine, queso de Bellelay”.

Producto de lujo, rápidamente adquiere una reputación de excelencia que atestigua su uso. Sirve para honrar a los invitados, como obsequio (especialmente al Príncipe-Obispo de Basilea) y cambio de divisas.

Monjos-Monjes de Bellelay

Monjes de Bellelay (Mémoirs d’Ici, CCBY3.0)